999 305 7876 ventas1@thermokold.mx

¿Qué son los paneles solares?

Antes de comenzar a describir como funcionan los paneles solares tenemos que definir el recurso por medio del cual los paneles pueden funcionar y realizar su función, y está es la energía solar.

El termino Energía Solar, se refiere al aprovechamiento de la energía que proviene del sol. Se trata de un tipo de energía renovable. La energía contenida en el sol es tan abundante que se considera inagotable. El sol lleva 5 mil millones de años emitiendo radiación solar y se calcula que todavía no ha llegado al 50% de su existencia. Esta energía además de ser inagotable es abundante: La cantidad de energía que el sol vierte sobre la tierra es 10 mil veces mayor que la que se consume al día en todo el planeta. La radiación recibida se distribuye de una forma más o menos uniforme sobre todo la superficie terrestre, lo que dificulta su aprovechamiento.

Para poder transformar la energía que proviene del sol, en energía que podamos utilizar en nuestra vida diaria necesitamos una celda fotoeléctrica, que es un dispositivo que permite transformar la energía proveniente del sol en energía eléctrica, mediante el aprovechamiento de un proceso llamado efecto fotoeléctrico.

El proceso consiste en que la luz del sol llega a la celda en forma de fotones, impacta sobre una superficie construida principalmente por silicio el cual permite emitir electrones que, al ser captados, producen una corriente eléctrica. Estas celdas son las que comúnmente conocemos como paneles solares.

El término fotovoltaico proviene del griego φώς:phos, que significa “luz” y voltaico, que proviene del campo de la electricidad, en honor al físico italiano Alejandro Volta, (que también proporciona el término voltio a la unidad de medida de la diferencia de potencial en el Sistema Internacional de medidas). El término fotovoltaico se comenzó a usar en Inglaterra desde el año 1849.

El efecto fotovoltaico fue reconocido por primera vez en 1839 por el físico francés Becquerel, pero la primera célula solar no se construyó hasta 1883. Su autor fue Charles Fritts, quien recubrió una muestra de selenio semiconductor con un pan de oro para formar el empalme. Este primitivo dispositivo presentaba una eficiencia de sólo un 1%. En 1905 Albert Einstein dio la explicación teórica del efecto fotoeléctrico. Russell Ohl patentó la célula solar moderna en el año 1946, aunque Sven Ason Berglund había patentado, con anterioridad, un método que trataba de incrementar la capacidad de las células fotosensibles.

Actualmente en el mercado las celdas solares están compuestas en 72 y 60 celdas puedes ser policristalinas o monocristalinas.

Los paneles solares monocristalinos se diferencia del panel solar policristalino en la sensibilidad para la captación en de la energía solar, pues a efectos prácticos, el panel solar monocristalino es recomendable para climas con tendencia a tormenta, inestabilidad climatológica, niebla y lluvia, pues aunque absorben mejor el calor no están preparados para el sobrecalentamiento.

El panel solar policristalino suministra la tensión perfecta para instalaciones de bajo consumo. Los paneles solares fabricados en silicio policristalino son los más empleados por su bajo coste de fabricación y su gran eficiencia

Lo paneles solares tienen una serie de ventajas que los convierten en una de las alternativas de futuro más sólidas.

En primer lugar, su ventaja más evidente es que son capaces de transformar los rayos solares en energía. Se trata, por tanto, de una energía totalmente renovable e inagotable. La energía del sol no corre el riesgo de desaparecer, por tanto, no hay que preocuparse de que se agote, al menos en muchos millones de años.

Por otro lado, es una forma de producir energía totalmente limpia. Los paneles solares no necesitan de procesos químicos, no necesitan combustión. Es decir, no emiten ningún tipo de sustancias contaminantes a la atmósfera y no contribuyen al cambio climático y al efecto invernadero.

Usando paneles solares se terminaría el problema del almacenamiento de residuos. Los combustibles fósiles tardan años en desaparecer, llenar a rebosar los vertederos y contaminan el aire, la tierra y el agua. Por no hablar del almacenamiento de los residuos resultantes de la energía nuclear.

Con la energía solar se terminarían los desastres naturales como los ocurridos en centrales nucleares como Chernobyl o Fukushima y otros que se repiten cada cierto tiempo, como los vertidos de petróleo que destrozan las costas y los ecosistemas marinos.

Contribuyen a la autosuficiencia. Los paneles solares permitirían, por ejemplo, el acceso a la electricidad en las zonas menos favorecidas, donde ni siquiera llega el tendido eléctrico.

Estos paneles pueden instalarse a gran escala, para producir energía en grandes cantidades, o en forma de pequeñas instalaciones caseras, para servir de energía de apoyo. También pueden servir para reducir el gasto público en alumbrado, a través de las farolas solares, por ejemplo. Las posibilidades son múltiples

Por otro lado, los paneles solares son relativamente fáciles de instalar y además no necesitan de un mantenimiento laborioso. Cabe decir también que suelen tener una vida útil de unos 20 años.

Se trata de una energía con mucho margen de desarrollo. Su implantación aún es escasa y todavía se pueden realizar muchos avances. En este sentido, se trata de un sector, el de las energías renovables, que ofrece cada vez más salidas laborales y que presumiblemente creará aún mucho más empleo a medio plazo.

En Thermokold contamos con  todo lo que necesitas para tu sistema fotovoltaico. Tenemos paneles en marcas tales como Luxen y Seraphim en capacidades de 270, 320 y 325 .