Publicado el

El Aire Acondicionado y la productividad laboral.

¿El aire acondicionado puede afectar la productividad laboral?

¿Sabías que un sistema de aire acondicionado con temperaturas muy frías puede provocar que los empleados tecleen a menor ritmo y por ende afectar la productividad de la empresa?

Con todo lo genial que se siente esa bocanada de aire frío al entrar  de la calle a una oficina en un día caluroso, muchas oficinas tienden a estar demasiado frías. Esto no tiene que ver sólo con la comodidad. Una amplia gama de investigaciones sugiere que existe un vínculo entre la temperatura de un lugar de trabajo y la productividad del trabajador. Si el personal se está enfriando, su producción también se enfriará.
En un estudio del 2010 publicado en la revista HVAC&R Research, Hedge y sus colaboradores calcularon la productividad supervisando las actividades que los empleados realizaban en sus escritorios, considerando también la cantidad de errores que cometían al teclear.

Descubrieron que quienes estaban en oficinas con temperaturas bajo los 21°C produjeron notablemente menos –y posiblemente con más errores– que sus similares que gozaron de temperaturas más cálidas. Las diferencias fueron muy marcadas.
Aunque el número de pulsaciones de teclas que alguien realiza es una medida imperfecta de la productividad, los trabajadores en una oficina con 26 grados centígrados produjeron más del doble que cualquiera de los otros que trabajaron en un ambiente a 21 grados centígrados. De hecho, la productividad creció entre junto con la temperatura en forma lineal antes de estancarse sobre los 21 grados centígrados y volver a bajar cerca de los 26 grados.

Cuando las personas sienten frío, pasarán más tiempo intentando sentir más calor, haciendo cosas como frotarse las manos o moverse por la oficina” “Estas acciones no son malas, pero desenfocan del trabajo. El frío es distractor”.

También se han realizado estudios que comprueban que existe una diferencia de confort de temperatura entre hombres y mujeres, mientras los hombres se sienten bastante cómodos con temperaturas de 22°, las mujeres se sienten más cómodas trabajando en ambientes de 25°C.

Esto se ha visto reflejado ya que a mayores temperaturas mejora la productividad de las mujeres en matemáticas y en las pruebas verbales, mientras que se observa el efecto opuesto en los hombres. Los resultados “sugieren que se puede aumentar la productividad al ajustar el termostato por encima de los estándares actuales.

En el contexto laboral del siglo XXI, la climatización desempeña un rol fundamental para lograr metas productivas, y más importante todavía, para contribuir con los objetivos en cuanto a equidad de género y cuidado del medio ambiente, ya que, por cada grado que se suma en el termostato, se logra un mayor ahorro de energía

Publicado el

Los Edificios Verdes en México.

Llamamos edificios verdes a aquellas construcciones sostenibles que utilizan materiales naturales, que reducen y optimizan al máximo su consumo de energía y agua y que se integran en su entorno, ya sea natural o urbano, causando el menor impacto medioambiental posible.

Las casas o edificios verdes deben ser, además, respetuosas con el medio ambiente en todas las etapas de su proceso de construcción; desde el diseño hasta la construcción, mantenimiento, rehabilitación, demolición y reciclaje.

Dentro de este concepto de sustentabilidad se considera fundamental la implicación de los usuarios. Será necesario un determinado comportamiento social por parte de las personas que habitan en estos edificios que, en muchos casos, obliga a un cambio de sus hábitos y a cierta flexibilidad en cuanto al uso de los edificios con el objetivo de alargar su vida útil.

Y es que los llamados “edificios verdes” suponen un elemento fundamental en las estrategias y políticas medioambientales encaminadas a reducir nuestras emisiones de CO2.

En resumen, una construcción verde, ecológica o sostenible como también se denominan, comienza con la comprensión del entorno en el que se construye y termina en las personas que habitan en ella, tratando de maximizar los aspectos de sustentabilidad y de minimizar los efectos negativos de cualquier tipo de construcción a lo largo de su ciclo de vida.

En los últimos años, constructoras y desarrolladoras inmobiliarias impulsaron edificaciones sustentables que generan ahorros de hasta 50 por ciento en el consumo de energía, 60 por ciento en agua, 80 por ciento en la generación de residuos y 45 por ciento en emisiones de CO2, con lo que generan un mayor valor a sus inmuebles.

Una de las calificaciones sostenibles más prestigiosas es la Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED, por sus siglas en inglés), desarrollada en 2000 por el Consejo de la Construcción Ecológica de Estados Unidos (U.S. Green Building Council – USGBC).

En México hay más de 1075 proyectos comerciales registrados y certificados que participan en LEED, con un total de 31.5 millones de metros cuadrados en Área Bruta Rentable (ABR) y 750 inmuebles LEED.

En México estamos situados en una buena posición a nivel mundial, al ocupar el octavo lugar con 370 proyectos ‘verdes’ de este tipo, por debajo de China, Canadá, India, Brasil, Corea del Sur, Turquía y Alemania. Y aunque la CDMX alberga la mayoría de los inmuebles, Monterrey y Guadalajara hacen esfuerzos importantes para ser ciudades sostenibles.

“En México ha habido un crecimiento de 25 por ciento anual en los proyectos con componentes ecológicos”,

Los beneficios de las construcciones con certificación LEED son:

Espacios con mejores condiciones para la salud y productividad

Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero

Acceso a incentivos fiscales

Disminución en los costos de operación y residuos

Incremento del valor de sus activos

Ahorro energético y de recursos

Si bien la sustentabilidad conlleva una inversión extra, el retorno es pronto gracias al ahorro en consumo operativo, además, las propiedades adquieren mayor valía y se rentan a mejores precios.

Los 5 edificios LEED Platino del país más grandes y con mayor aprovechamiento de tecnologías sustentables son las torres Virreyes, BBVA Bancomer, Reforma, Punta Reforma y Torre HSBC, todos en la Ciudad de México.

Torre Virreyes

Esta torre de Grupo Danhos cuenta 135 mil 901 metros cuadrados (m2) de oficinas y tuvo una inversión de 120 millones de dólares.

En este edificio el sistema eléctrico está basado en la división de las cargas del inmueble en dos partes: high rise y low rise, ayudado por paneles solares.

Esta torre de 28 pisos cuenta con recolectores de agua y una planta de tratamiento que recicla el 100 por ciento de las descargas hídricas para ser reutilizadas, en el riego del parque que se ubica en el acceso al edificio y en los servicios sanitarios.

Con esto, se logró reducir en 25 por ciento el consumo de agua, así como un 40 por ciento el gasto eléctrico.

Torre BBVA Bancomer

La Torre BBVA Bancomer es el único edificio en México de más de 230 metros de altura en obtener la certificación LEED, que cuenta con 92 mil 903 m2 de ABR y tuvo una inversión de 650 millones de dólares.

Este edificio tiene un sistema de eficiencia energética que genera un ahorro de casi 40 por ciento, con equipamiento de iluminación Led y paneles solares.

“La torre tiene un sistema donde se trata 100 por ciento el agua gris, pluvial y aguas negras, que se reutiliza. Esto hizo que ganara créditos en innovación del certificado LEED”,

Torre Reforma

El edificio diseñado por el arquitecto Benjamín Romano, cuenta con 57 niveles, 54 mil 572 m2 y requirió una inversión de 130 mdd.

Este edificio tiene un sistema de captación pluvial y de tratamiento de aguas residuales de 100 por ciento, una reducción de 40 por ciento en el consumo del edificio.

Romano destacó que desde el diseño arquitectónico de la Torre puso como eje rector a la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente, por lo que aprovechó la geografía y el clima del lugar.

Punta Reforma

Punta Reforma fue desarrollado por Grupo Moraval y cuenta con 50 mil 194 m2 y demandó una inversión de 170 millones de dólares.

Punta Reforma aprovecha las aguas pluviales para riego y tiene un sistema de tratamiento del 100 por ciento de aguas residuales para que su consumo sea el mínimo posible, y así no genere desechos sólidos hacia el drenaje.

Tiene luminaria de bajo consumo y sistemas de uso eficiente de energía. Además, cuenta con jardines internos, cada 4 niveles hay triple altura para que habiten árboles esbeltos y vegetación baja, a fin de disminuir las emisiones de CO2.

Torre HSBC 

La Torre HSBC, de 46 mil 354 m2 y construida por Abilia, tuvo una inversión de 150 millones de dólares.

Este edificio ahorra el 57 por ciento de agua y 40 por ciento de energía.

Al rededor del mundo existen varios edificios

Desde casa todos podemos hacer algo para poder convertir nuestros hogares en casas verdes, uno de los primeros pasos que debemos hacer es checar el consumo que tenemos, si este se encuentra en tarifa DAC, entonces podremos asesorarnos con un experto para poder colocar paneles solares y así ahorrar en energía. También es importantes hacer el cambio de los componentes que se encuentran en nuestro hogar con tecnología inverter tales como minisplit con esta tecnología que nos permiten ahorrar aun más energía.

 

 

Publicado el

Mantenimiento preventivo y correctivo

El óptimo estado de los sistemas HVACR depende de su cuidado y limpieza constante. Por esto es importante contar con una rutina de mantenimiento que los ayude a ser más eficientes

Existen dos tipos de mantenimiento: preventivo y correctivo. El primero se refiere a aquellos procesos que se realizan a un equipo para conservar su buen funcionamiento −limpieza, lubricación, pintura, etcétera−. El segundo se aplica para solucionar deterioros en los sistemas, por tanto, hay que seguir el protocolo de mantenimiento adecuado al producto.

En este caso, nos concentraremos en el mantenimiento preventivo, cuyos beneficios se reflejan no sólo en el buen funcionamiento de los equipos, sino también en ahorros eléctricos y económicos para tu cliente. Uno de los detalles más importantes a considerar es la limpieza constante, ya que ésta prolonga la vida de las unidades y brinda seguridad a los usuarios, pues los productos trabajarán de la mejor manera siempre que se requiera.

Para que toda la superficie de las aletas entre en contacto con el aire y se dé un mejor y más rápido flujo de energía, a través de éstas, es necesario:

  • Lavar los serpentines constantemente sólo con agua
  • Retirar el polvo o cualquier tipo de sedimento que pueda obstruir la transferencia de calor

El resultado de estas acciones se reflejará en el hecho de que la temperatura deseada se alcanzará en menor tiempo, por ende, todos los componentes que hacen posible la transferencia de calor se desgastarán menos y alargarán la vida útil de los equipos. Esto también influirá en un ahorro eléctrico o de diésel, dependiendo del tipo de aparato.

En sistemas pequeños parecería que se facilita el trabajo de revisión, pero tanto en unidades de menor tamaño como en grandes equipos es necesario mantenerlo junto con la limpieza constante, a lo largo de toda la tubería y en los componentes. Cada elemento cumple con una función, por ejemplo, en caso de fuga en el sistema, sería más fácil detectarla si el sistema se conserva en buenas condiciones de limpieza. Recuerda que si la tubería y los accesorios, incluido el compresor, tienen un buen mantenimiento, será más sencillo detectar problemas y facilitar tu trabajo.

Otro aspecto importante es conocer el tiempo de vida de los componentes, para saber cuándo reemplazarlos y evitar afectaciones a la empresa, como repercusiones económicas. Todos los fabricantes indican esta información con base en pruebas de trabajo, ambiente, desgaste, entre otras. Los resultados no necesariamente se apegan a las condiciones de operación, ya que habrá quien haga funcionar sus equipos más tiempo que otros, por lo tanto, la revisión periódica es un deber para mantener el correcto desempeño.

Una excelente práctica es realizar una rutina de revisión en todos los diferentes elementos del equipo, es decir, accesorios, componentes eléctricos, arneses, sensores, así como la observación de parámetros de configuración, etcétera.

Lo anterior es de gran relevancia, pero también lo es la identificación del sistema con el que se trabaja. Recordemos que cada unidad y aplicación es diferente, por lo que funcionarán a distintos parámetros, temperaturas, presiones, condiciones, dependiendo de los elementos. Tener certeza de esto facilita la limpieza y mantenimiento. De igual forma, debes contar con la herramienta y el equipo de protección necesarios para llevarlos a cabo, pues son vitales para el trabajo en campo y demostrar que estás comprometido con la aplicación de las mejores prácticas.

Publicado el

Como proteger tu equipo de Aire Acondicionado, durante y después de una tormenta.

Una de las preguntas que muchos clientes nos hacen, es ¿Qué le puede suceder a sus equipos de aire acondicionado durante una tormenta y como pueden protegerlos?. Es importante mencionar que los sistemas de aire acondicionado, son elementos de vital importancia que ya no puede considerarse un lujo, si no una necesidad. En cualquiera de los ámbitos, sea comercial, industrial o residencial. Este último se atribuye en las zonas donde existen temperaturas arriba de los 40 grados centígrados en épocas de mucho calor.

Todos los sistemas de aire acondicionado están diseñados para soportar y operar en todo tipo de clima y son capaces de resistir los daños a los que pudieran estar expuestos según las condiciones climáticas. Así el agua, la nieve o cualquier otra precipitación no pueden llegar  a las partes del sistema que, al mojarse, perjudicarían el funcionamiento, sin embargo,  a pesar de que la lluvia no puede dañar directamente los sistemas, existen una serie de factores secundarios que pueden aparecer junto con ella y que vale la pena tener bajo control para mantener el sistema trabajando de manera apropiada.

Y ¿cómo podemos hacer para proteger los sistemas?

Siguiendo los siguientes pasos:

1.- Realizar una limpieza periódica del sistema: Los sistemas de aire acondicionado son capaces de evitar cualquier desperfecto ocasionado por lluvias torrenciales. Recuerda que la humedad y el calor pueden producir moho si el equipo ha estado cubierto en temporadas en las que permanece fura de uso. Para evitar esto, hay que realizar una limpieza periódica al equipo.

2.-Prepárate para cualquier inundación: A pesar de que la lluvia no afectará en forma directa al equipo, una inundación si puede, sobre todo cuando el sistema se encuentra en exteriores. Por ello, es importante instalarlo en una posición elevada y sujetarlo a una plataforma de concreto. También es importante considerar un techo que cubra perfectamente los gabinetes mientras permanece lloviendo y retirarlo cuando los sistemas vuelven a operar.

3.- Tener cuidado de las tormentas eléctricas: Aunque no sucede con todos los sistemas, algunos pueden resultar dañados debido a constantes descargas eléctricas. Salvo indicaciones de los expertos, se recomienda que los apagues temporalmente durante una tormenta eléctrica.

4.-Despejar el área en torno a los gabinetes: Cuando la lluvia se aproxime, retira cualquier objeto suelto que esté cerca de los gabinetes de tu sistema. Si la lluvia viene acompañada de vientos fuertes, algunos objetos podrían ser lanzados y dañar el condensador.

5.-Revisar la instalación después de la tormenta: Asegúrate de que los componentes del sistema no estén bajo el agua o internamente inundados. En caso de que si, desenchúfalos e inmediatamente llama a un profesional para que verifique sus condiciones, él podrá asesorarte sobre su limpieza y secado.

6.-Permanece atento a las condiciones climáticas: Si sabes que el área geográfica donde te encuentras atraviesa por una temporada de lluvias, es vital que te mantengas al pendiente, así podrás estar preparado y tomar las mejores decisiones para resguardar los sistemas.

7.-Acude con los expertos: Es recomendable contar con la asistencia de profesionales; para ello se recomienda programar una cita, al menos dos veces al año, con un técnico experto en la materia. Tomar en cuenta estos consejos te ayudará a proteger tu inversión en sistemas de aire acondicionado, la cual podría resultar dañada debido a condiciones climáticas adversas. Planea con anticipación para evitar que el clima interfiera con las operaciones de tu negocio.